NOS GUSTA EL COLE

"Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña". Karl A. Menninger

26/11/2017

¿Puede el ejercicio fisico mejorar el rendimiento académico?

La actividad física tiene muchísimos beneficios para personas de todas las edades, incluyendo niñas y niños en cualquiera de las etapas educativas. Además de mejorar el sistema cardiovascular, la circulación y el sistema inmunológico, nos hace sentir bienestar y puede modificar el entorno neuronal, beneficiando así el aprendizaje.

klee-1949981_640.jpg

Nos sirve esta entrada también para introducir una idea que permitirá la diferenciación entre actividad física / ejercicio físico; pues la primera se relaciona con actividades que además de contener una marcada dimensión sociocultural y personal, provoca un movimiento corporal que contribuye al gasto de energía. El ejercicio físico, también se realiza de forma planeada, estructurada y repetida, pero es también actividad física.

Pues bien, la actividad física, además de tener otras muchas ventajas asociadas. No en vano ya existen iniciativas que permiten extender su práctica más allá de las clases de educación física y de los recreos.

¿Cuál es la relación entre actividad física y aprendizaje?

pexels-photo-296302.jpeg

La práctica de actividad física, incluyendo todas las actividades que podamos contemplar en el subgrupo ejercicio físico, genera serotonona y dopamina, entre otros neurotransmisores, los cuales mejoran la motivación, pero ¿eso es todo? Pues no, porque el bienestar que se deriva del movimiento, mantiene a raya el estrés y en consecuencia la ansiedad.

Pero volvamos a los efectos de la activación de esos neurotransmisores de los que hablamos: indirectamente se va a activar el estado de alerta y la concentración / atención de los alumnos.

Por otra parte, el movimiento está relacionado con una mejora en las funciones ejecutivas del cerebro y la gestión de las emociones (de hecho, es muy beneficioso enciertas enfermedades de origen psíquico / emocional como son la depresión o el estrés).

Actividad física: buena para el presente... y para el futuro

pexels-photo-139389.jpeg

Son aspectos que ha sido estudiados, teniendo en cuenta que atención + motivación son esenciales para el aprendizaje. Curiosamente, los beneficios del ejercicio físico se acumulan, y eso impactará de forma muy positiva en el futuro, pues esa acumulación protege el cerebro de ciertos trastornos neurodegenerativos.

Así pues, al incentivar la actividad física en nuestros hijos y alumnos, no sólo protegemos su coracón y fortalecemos sus músculos, estamos haciendo una inversión de futuro y también les ayudamos a concentrarse más.

 
Comparte este artículo:
 

Escrito por Macarena González:

Profesional con formación en ciencias sociales y educación. Poseo experiencia trabajando por cuenta propia en diversos ámbitos; desde hace unos años colaboro como editora en los blogs de Amazonia Team Factory y Nos Gusta el Cole.